Antecedentes

buen vivir5El Buen Vivir es una propuesta nacida en el mundo indígena como una alternativa al desarrollo y la idea de progreso que devasta la naturaleza, arrasa con las culturas y afecta negativamente la calidad de vida de las personas y comunidades. Los pueblos originarios históricamente han luchado por la defensa de su visión o modo de vivir, en la búsqueda de una relación armónica con la naturaleza y en equilibrio en las relaciones entre las personas (familia y comunidad). Así la vida es considerada un camino y una práctica cotidiana en donde se busca tener una Vida Plena, siendo el presente (aquí y ahora) una clave esencial para el disfrute de una relaciones sanas en todos los planos de la existencia.

El Buen Vivir es el pensamiento milenario de pueblos indígenas que han logrado la sostenibilidad de la vida en sus territorios, ricos en biodiversidad y con conocimientos ancestrales que fueron invisibilizados durante siglos. No obstante, el contexto de crisis de paradigmas ha permitido que el Buen Vivir se empiece a conocer y debatir en Europa y en el mundo; en los ámbitos académicos, la cooperación internacional, los movimientos sociales y en las acciones locales de construcción de otro mundo posible.

Además de la práctica milenaria del Buen Vivir por parte de los pueblos indígenas, existen antecedentes contemporáneos que muestran la viabilidad práctica y el gran alcance de este sencillo y a la vez complejo paradigma:

Luego de intensos procesos de protesta y movilización del movimiento indígena y diversos sectores de la sociedad, en Ecuador y en Bolivia se realizaron procesos constituyentes que culminaron con la redacción y promulgación de nuevas cartas constitucionales, en las que se incluye el Buen Vivir / Vivir Bien, como eje articulador de los derechos.

En la Constitución Política del Ecuador, de 2008: “se reconoce el derecho de la población a vivir en un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, que garantice la sostenibilidad y el buen vivir, sumak Kawsay”

La Constitución Política de Bolivia, de 2009, se establece el Estado Plurinacional que “asume y promueve como principios como el suma qamaña (vivir bien)”.

La refundación del Estado, el reconocimiento de la diversidad de pueblos y naciones, y la inclusión de los derechos para la naturaleza, son algunas de las claves de la propuestas históricas de los movimientos sociales y del movimiento indígena. En el fondo de la cuestión de las reivindicaciones indígenas, se encuentra la crítica profunda y el rechazo al modelo civilizatorio occidental que colapsa. El Buen Vivir como alternativa, recoge propuestas para reestablecer el equilibrio de la vida en el planeta, desde la defensa de la naturaleza (pachamama/madre tierra / gaia) y de los conocimientos ancestrales de pueblos y naciones, que tienen otras cosmovisiones o filosofías prácticas.

La inclusión del Buen Vivir / Vivir Bien en las constituciones de Bolivia y Ecuador,  es un gran paso para el movimiento indígena indígena continental, así como para los movimientos sociales (ecologistas, feministas, entre otros) y para la academía que recoge los debates surgidos a partir de la emergencia del Buen Vivir como paradima alternativo.

En el caso de Bolivia y Ecuador, las nuevas constituciones permitieron el inicio de una fase de “transición”, que aún continúa, en la que instituciones y poderes públicos construyen propuestas; mientras los pueblos originarios, afrodescendientes, campesinado y comunidades urbanas, mantienen su resistencia a modelos desarrollistas y al neoliberalismo, con estrategias prácticas de organización social y de forma de vivir.

Existen diversidad de comunidades, pueblos y nacionalidades (naciones) que aplican formas de gobierno horizontal, como los zapatistas con su lema “mandar obedeciendo”, que permiten la construcción de una democracia participativa; la aplicación de normas, prácticas y costumbres trascienden a todos los órdenes de la vida (salud, alimentación, espiritualidad, etc), puesto que el Buen Vivir / Vivir Bien pone en el centro la vida, es un paradigma Biocéntrico.

La pachamama es la Madre Tierra, el planeta es nuestra casa,  somos parte de ella; vivimos en comunidad (ayllu), entre seres humanos y con otras formas de vida; y ha llegado el tiempo del pachakutec, cambio de ciclo (revolución, transformación), la humanidad ha de decidir el rumbo a seguir… el sumak kawsay / suma qamaña es la utopía de la armonía y el equilibrio, la vuelta del orden natural de la vida.

La relevancia de la emergencia de propuestas alternativas, nos propone repensar como sociedad global, desde acciones locales de creación y recreación de nuevos paradigmas que contribuyan al debate sobre la viabilidad del modelo actual.

Entre tanto, el Abya Yala se levanta, en resistencia a la arremetida del neoextractivismo que amenaza la vida de comunidades, pueblos y naciones de todo el continente llamado “América”.

El Buen Vivir / Vivir Bien es un viejo-nuevo paradigma, que se construye desde la experiencia de cinco siglos de resistencia a la imposición del modo de vida occidental. Aunque el origen del pensamiento del Buen Vivir se encuentra en la región andino amazónica de suramérica, ésta filosofía se extiende por el continente y el mundo, pues se refiere a la plenitud de la vida desde una perspectiva práctica y viable que se aplica en otras culturas y civilizaciones censuradas por el pensamiento oficial.

2 respuestas a Antecedentes

  1. Pedro Seguí dijo:

    Psicólogo de la U.B.A, descendiente de negr@s esclavos africanos, desde joven identificado con Naciones Preexistentes, colaborador del A.I.R.A., Asociación Indígena Argentina, por RAICES Paisanas, del campo, defensor de la VIDA vegetal y animal. NO llegó a lo mineral pero siento que por algo está. Para establecer contacto y difundir Suma Qamana. Gracias. Pedro.

    • admin dijo:

      gracias a ti Pedro, es un honor tenerte por acá. Ojalá podamos algún día rescatar o conocer la visión “afro” del buen vivir, seguro que existe!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.