Un solsticio especial

Este fin de semana se celebra el solsticio, de verano en el hemisferio norte y de invierno en el sur. Esta fecha define el cierre de un ciclo cósmico y telúrico, al cumplirse seis meses de rotación de la tierra alrededor del Sol. En el sur este Inti Raymi será especial, pues no habrá posibilidad de festejar masivamente, no se podrá danzar en las calles, cuando las comunidades rurales bajan a celebrar la cosecha y a compartir los beneficios del ciclo que termina, agradeciendo a la pachamama y al taita inti por la vida que nos dan.

Los solsticios son los momentos en que la tierra está más distante del Sol, suceden dos veces al año: en junio cuando empieza el verano en el norte y el invierno en el sur; y en diciembre, cuando celebramos la navidad y en el norte es invierno y verano en el sur.

Tampoco en el norte tendremos las hogueras de San Juan, pues el solsticio estará marcado por el inicio de la «nueva normalidad» que nos deja restricciones a la movilidad y el alejamiento o distanciamiento social que nos impide abrazarnos y besarnos al aire libre. No podremos saltar el fuego para conjurar el frío y la oscuridad que dejamos atrás, para dar la bienvenida a la luz y al sol del verano que nos invita a salir a respirar la naturaleza libremente.

Este año hemos de aprender a celebrar hacia dentro: mirando en nuestros corazones lo que nos deja el ciclo de seis meses, en el cual hemos pasado semanas en confinamiento, en aislamiento social y con tantas limitaciones que nos ha llevado a tener miedo de salir de nuestras casas, a no poder salir a tomar el sol sin que te multen, a poder visitar a nuestra gente querida sin tener miedo de verles o de que nos vean. Por eso, si algo hemos de conjurar este solsticio es al miedo! Esa sombra que nos impide ver la luz, que nos paraliza por temor a morir, a contagiarnos o simplemente a vivir. Hemos de erradicar el temor a ser libre, incluso para morir, porque no hay nada más seguro en la vida que el fin de la misma.

Espero que en este Solsticio podamos tocar el sol con las manos, recibir su luz en la frente y, sobretodo, sentir en nuestro interior el Sol del corazón que nos ilumina y da fortaleza para enfrentar estos tiempos de pandemia y de cambios.

Que el ciclo que empieza sea de luz en la tierra y en nuestro camino!

Jallalla!

Acerca de admin

Soy una investigadora social formada en la investigación acción participación, enfoque que impulsa la capacidad de transformación de las personas y los colectivos. Estudio y practico el Buen Vivir, elaboré mi tesis doctoral en Estudios sobre el Desarrollo sobre esta propuesta de cambio de paradigma de vida para la humanidad y nuestro amado planeta. Creo que es tiempo de cambiar los viejos esquemas que nos dividen y limitan como personas, sociedades y civilizaciones, ahora es el momento de ser mucho más que razón para empezar a vivir en armonía con los latidos del corazón, el de la tierra, el de cada persona y el del sol.
Esta entrada fue publicada en Suma Qamaña - Vivir Bien. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Un solsticio especial

  1. Anónimo dijo:

    Hermosa y sabia reflexión. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.