El Buen Vivir, más que una opción: 1, alimentación

…el Buen Vivir en estos espacios tiempos que corren es más urgente que nunca. Más que una opción, el Buen Vivir es una necesidad que nos permitirá encontrar el camino para el restablecimiento de la plenitud de la Vida.

La naturaleza nos llama al cambio, como un imperativo para asegurar la continuidad de la vida del planeta y la herencia que le dejaremos a las generaciones futuras. Antes pensábamos que esto era un discurso, que podíamos esperar, que pasarían décadas para llegar al caos o al colapso del sistema. Pero ahora, nos despertamos con el aumento de las alertas por la contaminación de los océanos y de los continentes, el cambio climático es una evidencia que genera sequías o inundaciones, la política muestra una pérdida de valores comunes que puede ser casi insoportable, la corrupción se ha instalado en la sociedad como una práctica cotidiana que ya no nos sorprende, el mundo del trabajo es cada vez más insatisfactorio y mal remunerado pese a los avances técnicos, la salud reporta nuevas enfermedades conocidas como raras pero que solo reflejan el efecto en nuestros cuerpos de la mala vida que llevamos, la educación, la alimentación, la crisis energética y un largo etcétera que nos dicen: es tiempo de actuar! El Buen Vivir es un imperativo y con la alimentación podemos empezar.

Y como no podemos cambiar el mundo exterior ni actuar directamente sobre el sistema, empezaré una serie de notas con pautas para que NOSOTROS, NOSOTRAS, TU y YO empecemos a ser el cambio que el mundo necesita, como lo decía Gandhi.

Una buena forma de empezar a practicar el Buen Vivir que nos conduce a la Vida Plena que reflexionar sobre la Alimentación. Si, la alimentación que es la salud, porque seguro que has escuchado eso de “somos lo que comemos”. Así es, y aunque parezca un tema sencillo tiene muchos vericuetos y fundamentos que nos permitirá hacer un cambio grande e importante en nuestras vidas. Y si ya eres consciente de la importancia de una alimentación, en horabuena, esta nota quizás te ayude a reafirmar que vas por buen camino.

Como decía, la alimentación tiene muchos nexos con la Vida Plena, no solo porque nos ayuda a dar energía y salud a nuestro cuerpo físico, sino porque nos permite comprender nexos con la necesidad del cambio del sistema a los cuales podemos contribuir.

¿sabías que la alimentación se ha convertido en una industria que distorsiona los ciclos naturales de la vida y por ello lo que consumimos no nos nutre como debería? Por ejemplo: los invernaderos para las plantas cambian las condiciones de producción, con estímulos artificiales como la luz de lamparas que no sustituye la energía del sol que nutre a los alimentos que luego consumimos. Así que, aún siendo vegetarianos, al consumir estos productos estamos llevando a nuestro cuerpo poca energía y quizás mucho químico. También con los animales se han generado procesos de producción industrial, con galpones o lugares de concentración de animales en donde pollos, gallinas, cerdos, vacas, etc., son criados en condiciones de estrés y con alimentos artificiales, vacunas y químicos que luego van a nuestros estómagos… de esta forma, la alimentación se convierte en una cadena de producción en la que perdemos la consciencia de lo que somos, de la gratitud por los alimentos, de la importancia del sol, del agua, del cuidado de la tierra, de las manos que cultivan y crían lo que comemos…

Y si a eso le sumamos la cantidad de productos que contienen químicos para conservar y preservar los alimentos, tendremos grandes razones para HACER y SER el CAMBIO.

Para animarte a cambiar de hábitos o a continuar con una alimentación sana, recojo algunas pautas que aprendí de abuelos y abuelas indígenas, campesinos y campesinas de toda la vida, que son conscientes de la importancia de:

– Agradecer y bendecir lo que llevamos a nuestra boca. Con independencia de tus creencias, dar las gracias te hará consciente del alimento que recibes (agradeciendo a las manos que hicieron posible tener el alimento y a la madre tierra por su generosidad, al sol por su luz que te nutre).- Masticar y masticar, con paciencia para ayudar al cuerpo a recibir el alimento lo más digerible posible.
– Comer productos de temporada, pues llevan la energía del ciclo vital del lugar en el que vives. Lo otro es cultivado en condiciones artificiales o transportado desde lejos y puede haber perdido su calidad.
– Comprar o consumir alimentos de cercanía. Es decir, volver a la tienda, al mercado de barrio, a la huerta casera… además de contribuir a reducir el combustible de transporte de larga distancia y por tanto aportar a controlar el cambio climático, ¡apoyarás el producto local!
– Evitar comida procesada, ya lo sabemos, el consumo de grasas trans, de transgénicos y de “chatarra” genera obesidad y problemas de salud (colesterol, diabetes, etc.)
– Evita los endulzantes químicos, las gaseosas y el azúcar refinada. Existe un gran debate sobre los efectos negativos que estos productos generan, con estudios a favor y en contra, pero no debemos ser expertos para saber que el uso excesivo puede ser perjudicial y existiendo en la naturaleza la caña de azúcar (natural, sin refinar), la miel o la Stevia, ¿para qué lo artificial?
– Toma agua, pero agua de verdad, que corra libre, que sea de roca (nacimientos naturales) o de la llave (¡siempre que sea potable, claro!), seguro que es mucho mejor que la embotellada en plástico (derivado del petróleo) que se descompone y además contamina.
– …Y no puedo cerrar consejos sin recomendarte la alimentación orgánica o ecológica, que sencillamente es la comida de siempre, de la huerta, sin tanto químico, aunque sea menos bonita que los productos industriales, sin duda su sabor te animará a consumirlo!.
Sencillo, sano, concreto, saludable y práctico. Así practicamos y construimos la Vida Plena, el Buen Vivir que merecemos y del cual somos responsables.

El libro Vivir y Comer Bien en los Andes, aporta pautas sobre la soberanía alimentaria y la visión del Vivir bien en Bolivia.

Abajo les dejo enlaces de documentales y webs que ilustran los riesgos o problemas a los que nos sometemos con la comida industrializada:

Somos lo que comemos: documental que muestra la relación entre la alimentación y la modificación genética a la que nos exponemos

Podredumbre: la verdad sobre las trampas de la industria alimenticia Serie documental de Netflix que explora el negocio mundial de los alimentos, con el caso de la producción de miel.

Alimentación sana y libre de toxicos: Suzanne Powell. Aprender a comer para estar sano, feliz y con una elevada conciencia.

Acerca de admin

Soy una investigadora social formada en la investigación acción participación, enfoque que impulsa la capacidad de transformación de las personas y los colectivos. Estudio y practico el Buen Vivir, elaboré mi tesis doctoral en Estudios sobre el Desarrollo sobre esta propuesta de cambio de paradigma de vida para la humanidad y nuestro amado planeta. Creo que es tiempo de cambiar los viejos esquemas que nos dividen y limitan como personas, sociedades y civilizaciones, ahora es el momento de ser mucho más que razón para empezar a vivir en armonía con los latidos del corazón, el de la tierra, el de cada persona y el del sol.
Esta entrada fue publicada en Cambio de paradigma, Salud, Suma Qamaña - Vivir Bien, Sumak Kawsay - Buen Vivir, Vida Plena y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Buen Vivir, más que una opción: 1, alimentación

  1. Mnael Prior dijo:

    Me encanta y estoy totalmente de acuerdo contigo, pero para acceder a este tipo de alimentacion viviendo en una ciudad, es muy dificil.
    muchas gracias.

    • admin dijo:

      Hola Manel,
      Tu comentario me da pie para hacer otro post, mientras lo redacto te diré que no es tan difícil como parece, solo es cuestión de ubicar mercados locales o zonas donde puedas acceder a productores directos (campesinos) que suelen tener menos productos industrializados (claro que siempre hay de todo!). Depende el lugar en donde te encuentres, tendrás mercados ecológicos que no son tan costosos. Por ultimo, tener consciencia y darle tu energía y tiempo a lo que consumes es un paso para el cambio. Adelante!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.